lunes, 13 de noviembre de 2017

De la huerta


Tu perfume en verano es  penetrante,
apetitoso  que cuelga en la mata,
fresco, reseco, cocinado o en lata,
en ensalada, guarnición o entrante;
 una rapaz uña fue tu causante,
sobre el guante podal o la alpargata,
que por trasnochados se desbaratan,
ante el filo agresivo amenazante.
Y presentándose así el propietario,
con los mejillones de luto al aire,
 que al de cerca y al de lejos abate,
en  cocidos aromas   funerarios,
origina un complicado tomate.

©Giliblogheces



sábado, 4 de noviembre de 2017

Empujones


Para todos  he tenido empujones;
antes más, ahora menos, lo siento.
Palmaditas, consejos, emociones,
risas, abrazos, desvelos, momentos.
Empujones para todos, no miento.
Sin darlos muy  fuerte, fueron ligeros.
Cuando te pierdes en cierto  tormento,
un empujón leve te abre el sendero,
yo sólo , para mí, uno de esos  quiero.

©Giliblogheces

jueves, 2 de noviembre de 2017

El tiempo lo cura todo


Cuando a mí me entierren,
que sea vivo.
En el recuerdo al menos.
Que me tapen o me quemen,
da lo mismo.
Y hagan conmigo llaveros;
para que los que me sufren,
me lleven siempre colgando,
y cuando se estén olvidando,
suene en sus monederos.
O, para ahorraros las colas
de espera en el Camposanto,
haced conmigo una perinola.
Perder el tiempo ¡cuesta tanto!
Que mientras estáis a vuestra bola,
al menos me recordéis girando.

©Giliblogheces

lunes, 30 de octubre de 2017

Orejas


Ni el grácil aleteo  de una  abeja,
 ni  el vuelo de la polilla  ridícula,
ni aun el acelerador de partículas,
supera el vendaval de tus orejas.
Y provoca destrozo semejante,
el vaivén de tu pabellón auditivo,
 que aventaja al viento  de Levante
y al huracán mortal y destructivo.
Siempre mejor de perfil que de frente,
siempre mejor con gorro hasta los hombros,
 siempre mejor general que teniente
 que escuche la  gran ventisca de asombro,
 de la ráfaga orejil tan  potente,
que convierte caseríos en escombros.

©Giliblogheces


domingo, 29 de octubre de 2017

Escasa molestia



Tanto  molesta mi dolor escaso,
que tu escasa afición ni me molesta.
Fracaso siempre con quien me destesta,
 detesto al que se ríe de mi fracaso.
Si busco tu estima, encuentro el vacío,
 silente vacío de hueca estima.
Sombrío episodio que me lastima
 la lástima de mi apego sombrío.
Si con esto apaciguo mis desvelos,
y mi  intranquila inquietud desmedida,
si completo de todos, un anhelo,
no daré mi existencia por perdida.
Mi mente planeando por el cielo,
Tu corazón buscando una salida.

©Giliblogheces









martes, 3 de octubre de 2017

Sueños






I

De Berseba hacia Jarán ya cansado

busco presto el deseado sosiego.
Por el camino en tus manos me entrego
y yazgo en  álgido suelo tumbado.
Una   piedra por almohadón  conforta
mi cansancio, apaciguando mi mente.
Abrigado por la luna, al relente,
una escalinata al cielo  transporta
 multitud de espíritus celestiales.
Cerca de mi, el Señor de todos juntos,
el Señor de mi padre , de mi abuelo.
Amo de tierra, plantas,  animales,
del inmenso Universo en su conjunto,
 dándome generoso, su consuelo.

II


Pesado monstruo frágil, sostenido

 por las muletas de la realidad,
blandura endeble, mentira,verdad
de lo  material e impalpable unido.
 Vasija de  deseos y  odiseas,
libertador de ataduras morales,
de  las leyes físicas, terrenales,
fuente de libertad de las ideas.
Tan veleidoso, que al mas  roce leve
 cae hundido a  pies de la realidad,
como barco calmo en aguas tranquilas,
como can cojo que apenas se mueve,
como mansión inerme en soledad,
como relámpagos en las pupilas.

©Giliblogheces



martes, 26 de septiembre de 2017

En el octavo círculo, en la sexta fosa


 Por Gerión, fuertemente vigilado 
estarás , cuando la Parca  te lleve.
 Contemplando así, tu cuerpo endiosado,
  bajo una losa oculto, con la plebe. 
 Según tu vida, vendrá tu destino.
La elección, innegablemente breve. 
En  el octavo circulo, adivino 
yacerá tu  patraña mentirosa;
vestido con terno benedictino,
del revés tus pies, en la sexta fosa.
Caifás,  cederá gustoso su puesto,
librado por la conducta envidiosa
de crucificar al Humano Honesto.
Anás, contigo comparado, un santo;
estaría alegremente dispuesto,
a regalarte su dorado manto.
Torpe, fatigosa capa de plomo,
taparía tu odioso desencanto,
luciendo orgullosa sobre tu lomo.

©Giliblogheces

 El octavo círculo. "Baldomero Romero Ressendi "