viernes, 4 de mayo de 2018

Esto es


Grabado está en mi corazón tu cara,
y cuando de mi pecho salir quiere;
permanece quieto, y sin fuerzas muere,
en trascendente herida de amor clara.
De esto, estoy y estarás siempre segura,
todo lo que ve en ti, él lo comprende,
todo es bueno, hasta cuando no te entiende,
alimento de fe, magna ventura.
Vio la luz para amarte, solamente;
maltrecho, siempre cura sus heridas;
cautivo, enamorado prisionero.
Latiendo seguro, a tu lado, ardiente,
desde que te sintió, toda la vida.
Si a él haces morir, yo también muero.
©Giliblogheces

viernes, 27 de abril de 2018

Nuevos horizontes



Como si Mark Twain lo hubiera pensado,
respiramos  por el río en sus orillas.
 Cabañas entre árboles, maravillas
 de libertad del paisaje soñado.
Feliz sin perspectiva de amenaza
que acecha a parejas en descampado;
que roba peras saltando el vallado,
que juega al fútbol por entre la plaza.
Sin pagar en  autobús,  sigilosos;
 la voz engolada en cine de adultos;
los besos robados, vertiginosos;
los castigos paternos, los  indultos
celebrados sin posterior enmienda.
No quise salir de tan liada senda

©Giliblogheces


domingo, 22 de abril de 2018

Recomendación



En  sobre cerrado la sugerencia,
 perspectiva despótica  vasalla,
que salva al fiel  eterno donde vaya,
a cambio de lealtad, de reverencia.
Una puerta  que se abre fatigosa,
promete un recalcitrante puchero,
novedosa versión de pordiosero,
cerrando otra puerta menesterosa.
 Gracias por el chozo donde se mora,
en la humedad de paredes torcidas.
Una bombilla pelada  decora
 colchones de lana en camas hundidas.
La cortina que guarda  intimidades,
testigo asistente de sus verdades.
©Giliblogheces


domingo, 15 de abril de 2018

Hoy, ya es lunes



¿Por qué  hay que aprender de cosa cualquiera?
Si quien enseña, ni cree,  ni  entiende. 
Menos aún, él que escucha, comprende
 el "solo algo alcanza quien persevera"
¿Y alcanzar qué?,  ¿quizás la zanahoria,
exquisita raíz inaccesible,
que en busca de una vida imposible,
engaña al borrico a girar la noria?
 ¿ Hay necesidad de  avanzar tanto?
Si estamos como ya estamos muy bien.
¿No os bastan mi  pataleo y  mi  llanto,
ni el de los infantes que aún no leen?.
Hoy no quiero salirme de la cama,
tapado, caliente con mi pijama.
©Giliblogheces

domingo, 8 de abril de 2018

Vida



Ávida vida que el amor olvida
inacabable en la niñez te muestras,
y en acercándose el final demuestras,
cuan rápido  llegaste a la partida.
Atrás, quedó lejana la salida,
do pensamos  tomar ruta maestra
girando entre la diestra y la siniestra,
extraviados te dimos por perdida.
 Casi sin echarte de ver siquiera,
subimos fatigados tus peldaños,
y al llegar el final de la escalera,
 es seguro, de una u otra manera,
 que viendo pasar veloces los años
es más fácil  que tu sigas y yo muera.
©Giliblogheces

sábado, 7 de abril de 2018

Uno más



Y no llegué sobre nívea venera
a la ínsula griega  de Citerea,
ni me dirigió el aire que golpea
con soplidos las deidades siquiera.
Tampoco aclamó Apolo su ventura,
Calíope no alzó su brazo ufana,
no mostró Melpómene su desgana,
ni Hera  mandó a sus rastreras criaturas.
Sencillo,  simplemente cotidiano.
Tan ordinario fue  lo acontecido,
 fue el tránsito tan común y habitual,
 que el recorrido de espíritu a humano,
 aun llorando pasó inadvertido,
para la eterna Historia Universal.

©Giliblogheces

viernes, 23 de marzo de 2018

¿Y si blancas?



-No he visto nunca un hombre como usted
-Es que nadie la ha querido nunca como yo.
-Vamos a ver, francamente ¿tanto me quiere?
-Creo que todo lo que es posible querer.
Alexandre Dumas

¿Y si blancas ?, ¿por qué blancas?
¿por qué no  grana subido?
¿por qué todo lo asumido
es amor que tu me arrancas?.
 Si rojas, ¿por qué no blancas
 de pura albugínea suerte,
de nívea esperanza fuerte,
de poesía en los sentidos,
de deseos comprimidos
de mi cuerpo hasta la muerte?

¿ Y por qué creando sueños
fiados, sumisos, discretos,
de lo abstracto a lo concreto
de lo grande a lo pequeño,
 amo sin ser nunca dueño?
Compañía  sincera, franca.
Agua que corre no estanca
y alimenta tus raíces
cargándote de matices,
sonrojas. ¿Por qué no blancas?

©Giliblogheces